Qué es la menopausia y cuáles son sus síntomas

Con el término menopausia nos referimos a la etapa de la vida de la mujer donde desaparece la menstruación, generalmente entre los 45 y los 55 años.  La caída progresiva de estrógenos y progesterona (hormonas femeninas) a partir de esas edades provoca una serie de cambios y síntomas en tu cuerpo, que se manifiestan tanto física como psicológicamente. 


Entre los síntomas físicos los más frecuentes son los sofocos y el insomnio. Entre los síntomas psicológicos encontramos la irritabilidad y los cambios de humor entre otros. 

Se calcula que hasta un 85% de las mujeres experimentan algún tipo de síntoma a lo largo de la menopausia. Por eso es tan importante que cuando llegues a esta etapa tengas información de valor. Así podrás acompañar, entender y aceptar los cambios que va a experimentar tu cuerpo.  

¿Qué es la menopausia?

El término menopausia viene de las palabras mens (mensualmente) y pausi (cese), y por lo que puedes imaginar, hace referencia directa al cese de la menstruación. La menopausia es por tanto la etapa de la vida de la mujer en la que desaparece la regla. Con ella llega también el fin de la etapa fértil.

De forma más específica, se considera que una mujer entra oficialmente en la menopausia cuando pasa 12 meses sin regla. Se suele diagnosticar a posteriori, aunque en algunos casos también es posible que tu médico o ginecólogo solicite una prueba para comprobar tus niveles hormonales en un momento específico. 

En cualquier caso, la menopausia no llega y se instala de la noche a la mañana, ya que se trata de una etapa de transición que toma su tiempo. Esta transición a la menopausia suele empezar un tiempo antes de que la regla desaparezca por completo con la premenopausia o perimenopausia. 

Lo más frecuente es que los primeros síntomas empiecen a manifestarse a partir de los 40 años, aunque cada caso es único. En España, por ejemplo, se calcula que la edad media de la aparición de la menopausia es a los 51 años. 

Al contrario de lo que se ha pensado tradicionalmente, la menopausia no es una enfermedad. Por el contrario, es un proceso natural en el que se producen grandes cambios hormonales. 

El más destacado es el descenso de estrógenos y progesterona, las hormonas reproductivas por excelencia. Al disminuir estas dos hormonas, la regla va desapareciendo y con ella, la fertilidad. Pero ojo, esto no significa que no exista posibilidad de embarazo, sino que este va siendo cada vez más difícil. 

Por tanto, si dudas acerca de tus niveles de fertilidad en la premenopausia y antes de dejar de utilizar métodos anticonceptivos, lo más recomendable es que lo consultes con tu médico. 

¿Cuáles son los síntomas de la menopausia?

La menopausia es un proceso en el que tu cuerpo va experimentando una serie de cambios hormonales. Y esos cambios se manifiestan en forma de distintos síntomas, que, como es habitual, pueden variar mucho de una mujer a otra. 

Lo más frecuente es que haya síntomas antes de que la regla desaparezca por completo. Esta etapa, que precede a la desaparición completa de la menstruación, es la premenopausia, donde suelen aparecer los primeros síntomas.

Generalmente, los síntomas de la menopausia se suelen dividir en dos tipos distintos pero que están íntimamente relacionados: los síntomas físicos y los síntomas psicológicos.

Los síntomas físicos de la menopausia suelen ser los que primero avisan de que tu cuerpo está entrando en una nueva etapa. Como te habrás imaginado, es muy probable que empieces a notar ciertos cambios en tu menstruación, como por ejemplo en la cantidad, en la duración… Ese será uno de los síntomas de la menopausia más evidentes. 

No obstante, los síntomas psicológicos de la menopausia tienen un peso fundamental en tu bienestar. Y es que la bajada de estrógenos provoca una serie de cambios en tu estado anímico que pueden ser un poco más complejos de identificar.

Es importante tener en cuenta que cuanto más cuides tus hábitos diarios (alimentación y práctica de ejercicio físico, así como el control del estrés), más suaves serán los distintos síntomas de la menopausia. 

Síntomas físicos en la menopausia

Los síntomas físicos de la menopausia son más conocidos y por tanto, más fáciles de detectar.

Entre los síntomas físicos más característicos en la menopausia, tenemos dos muy claros: las irregularidades menstruales y los sofocos. Es habitual experimentar ambos en la premenopausia, cuando los niveles de estrógenos empiezan a descender y antes de entrar por completo en la menopausia. 

Un sofoco es una sensación repentina de calor, concretamente en la parte superior de tu cuerpo, que puede causar el enrojecimiento de la piel (como si te ruborizaras). Puede manifestarse en cara, cuello y pecho, y también es posible que produzca sudoración. 

En resumen, estos son los otros síntomas físicos de la menopausia más comunes que puedes experimentar en esta etapa: 

Pero no son los únicos, además de que la intensidad y duración puede variar: hay mujeres en la menopausia que experimentan muy pocos síntomas físicos, y otras para las que suponen todo un impedimento en su vida diaria. 

Síntomas psicológicos de la menopausia

Aunque no se hable tanto de ellos, los síntomas psicológicos de la menopausia son igual de importantes. Tanto los síntomas físicos como los psicológicos están estrechamente relacionados y es probable que si experimentas malestar en uno de estos aspectos acabe afectando al otro. 

Y es que esta serie de cambios hormonales no solo afectan a tu cuerpo de forma visible, sino también a nivel psicológico y emocional. Muchas mujeres con menopausia no saben expresarlo con exactitud, pero notan que desde que inician esta etapa se sienten más tristes, decaídas o de peor humor. 

Otro síntoma psicológico muy común en la menopausia es el insomnio, que como te imaginarás, tiende a empeorar todos los demás síntomas, tanto físicos como psicológicos. Porque cuando no descansas bien te levantas de mal humor, más cansada, decaída o irritable. O todas a la vez. 

Como seguro que ya sabes, todos estos síntomas se deben a los procesos hormonales que se están gestando en tu cuerpo, y en algunos casos simplemente amplifican otros problemas ya existentes. 

Pero no solo eso: en la menopausia, las mujeres también tienden a sufrir más episodios de tristeza, apatía, ansiedad o falta de concentración, entre otros. Incluso hay estudios que sugieren que una gran parte de mujeres en la menopausia experimentan, entre los síntomas psicológicos, episodios de depresión. 

¿Y a qué se debe esto? 

Puede ser porque en la menopausia, además del descenso de estrógenos, también se produce una disminución en la producción de serotonina, un neurotransmisor que tiene un efecto directo sobre los estados de ánimo, las emociones o la sexualidad. 

Todo ello puede tener un impacto negativo en la salud. Porque además de los cambios físicos, los síntomas psicológicos de la menopausia pueden afectar a la autoestima.

Por eso te proponemos tomar nota de los síntomas psicológicos de la menopausia más comunes:

¿Cuáles son los síntomas de la menopausia precoz?

Consideramos menopausia precoz cuando los síntomas aparecen antes de los 45 años y los síntomas son los mismos que los propios de la menopausia: alteraciones en la regla, sofocos, irritabilidad o insomnio son los más frecuentes. La diferencia está, básicamente, en la edad en la que aparecen. 

Se calcula que las mujeres españolas alcanzan la menopausia en torno a los 51 años y que suele aparecer entre los 45 y los 55 años. 

Sin embargo, es relativamente frecuente que los primeros síntomas aparezcan antes de los 45. De hecho, se calcula que en España hay unas 300.000 mujeres que tienen menopausia precoz.

Menopausia prematura: qué es y cuáles son sus síntomas

La menopausia prematura y la menopausia precoz no son exactamente lo mismo. Aunque tradicionalmente ha habido un poco de confusión, se ha establecido que la menopausia precoz es antes de los 45 años, mientras que la menopausia prematura es la que se da antes de los 40 años. 

Respecto a los síntomas, al igual que en la precoz, en la menopausia prematura los síntomas son los mismos: sofocos, insomnio, cambios de humor, alteraciones en la regla. 

Sin embargo, sí hay una diferencia significativa. Diversos estudios revelan que los síntomas de la menopausia son más intensos y más duraderos en mujeres que empiezan a tenerlos antes. Es decir, si aparecen a los 39 años, durarán más y serán más fuertes que si aparecen, por ejemplo, a los 47 años. 

Otros síntomas que pueden afectar a las mujeres con menopausia precoz o menopausia prematura son  dolor durante las relaciones sexuales y descenso de la libido, sequedad vaginal, dolores de cabeza, etc. 

Por otro lado, es importante poner el foco en la salud mental, ya que para muchas mujeres una pérdida de fertilidad prematura puede suponer un gran impacto en su estado emocional, especialmente si este proceso empieza antes de haber sido madres. Si es tu caso, es normal que te sientas abrumada por las circunstancias y por ello es fundamental buscar apoyo profesional.

Causas de la menopausia precoz

Existen diversas causas de la menopausia precoz o la menopausia prematura. Entre ellas, encontramos las siguientes: 

  • Primera regla muy temprana: antes de los 9 años, en lugar de los 11 o 12, más habituales. 
  • Herencia genética: si tu abuela o tu madre tuvieron menopausia precoz, tú tienes más probabilidades de tenerla también. 
  • Tratamientos contra el cáncer como ciertos tipos de quimioterapia. 
  • Cirugías en las que se extirpan el útero o los ovarios. 
  • También puede pasar que, de forma espontánea, los ovarios dejen de liberar óvulos sin una explicación aparente. 
  • Fallo ovárico precoz

Qué es el fallo ovárico precoz

En muchos casos de menopausia prematura o de menopausia precoz, se considera que existe un Fallo Ovárico Precoz (FOP). 

Para entenderlo más fácilmente, te ayudará saber que todas las mujeres nacen con una cantidad de óvulos determinada que se conoce como reserva ovárica. 

En cada menstruación o ciclo, estos óvulos se van liberando hasta llegar a la menopausia, que es cuando se van agotando los óvulos. Lo que sucede en mujeres con menopausia prematura es que dicha reserva ovárica es más reducida, es decir, comienza con menor cantidad de óvulos disponibles, por lo que también se agota antes de lo habitual. 

Quizás te estés preguntando: ¿qué probabilidades existen de sufrir FOP? Se calcula que aproximadamente un 1% de las mujeres dejan de ovular antes de los 40 años. 

Respecto a sus síntomas, son muy similares a los de la menopausia a partir de los 40 o 45. La particularidad está en que llega cuando aún no se la espera. Si tienes un sofoco con 46 años, seguramente lo identifiques con un primer síntoma. Si lo tienes con 35 años, será difícil que lo relaciones con una menopausia. 

En la mayoría de los casos, las primeras alarmas saltan cuando pasan varios meses sin regla. También se pueden empezar a notar algunos sofocos más o menos intensos, cambios de humor y sequedad vaginal, más anómala a estas edades. Aunque como sabes, cada caso es distinto. Por eso, ante la sospecha de un Fallo Ovárico Prematuro, lo más recomendable es acudir al médico. 

Las causas de la menopausia prematura son diversas. Entre ellas la más extendida suele ser la predisposición genética, pero también pueden provocarla los tratamientos oncológicos o las enfermedades autoinmunes.

Síntomas de la perimenopausia o premenopausia

Como comentábamos, antes de que la regla desaparezca por completo y comience la menopausia, se pasa por una primera fase conocida como perimenopausia o premenopausia. Es, por así decirlo, la antesala de la menopausia. 

En la premenopausia se empiezan a manifestar los primeros síntomas, ya que los niveles hormonales empiezan a descender poco a poco antes de hacerlo de manera radical. 

“¿Pero cuándo?”, te estarás preguntando. La perimenopausia o premenopausia suele empezar uno o dos años antes de la instauración definitiva de la menopausia; esto es, antes de que la regla desaparezca durante más de 12 meses seguidos.

Al igual que no todas las mujeres entran en la menopausia a la misma edad, los síntomas de la premenopausia también pueden aparecer en distintos momentos. Generalmente se dan a partir de los 45 años, y de forma progresiva, aunque como hemos comentado también hay casos de menopausia precoz o menopausia prematura donde los síntomas pueden aparecer antes. 

En la mayoría de los casos, las señales tempranas de la perimenopausia suelen ser dos: 

  • primeras irregularidades menstruales 
  • sofocos más o menos intensos.

Del mismo modo, puedes empezar a notar irritabilidad y cambios de humor y también que te cuesta un poco más conciliar el sueño por las noches. 

Recuerda que los síntomas de la premenopausia manifiestan un proceso natural y suelen aparecer de forma progresiva. No obstante, también pueden aparecer de forma más repentina. Es recomendable estar atenta a los cambios que puedan ir apareciendo y en caso de duda, consultarlo con un profesional de la salud.